¿Por qué me siento así cuando no consigo lo que quiero?

mano

Me siento triste, todo me pone de mal humor, nadie me puede hablar porque contesto mal, me enfado por todo, quiero estar solo, romper todo. Siento ganas de llorar o dormir hasta que todo pase. Así me siento cuando no consigo lo que quiero o cuando algo me sale mal, no como yo quería.

En algún momento de nuestra vida todos nos hemos propuesto alcanzar un objetivo. En ocasiones son objetivos pequeños (que me llame tal persona y me invite a salir, conquistar a la persona que nos gusta, conseguir un reconocimiento, etc.) y otras veces son objetivos más ambiciosos (aprobar una oposición, ser padres, ganar una competición, un ascenso, etc.).

¿Qué pasa cuando, a pesar de darle a ese tema toda nuestra dedicación y prioridad, no lo conseguimos?

No ha podido ser. Hemos perdido. Esta sensación de fracaso o incluso de ansiedad es, para algunas personas un simple bache, y para otras, una tremenda derrota. Si lo que tú sientes es una tremenda derrota, que consigue que te inunde la ira o la tristeza, sigue leyendo para mejorar tu tolerancia a la frustración.

Intolerancia a la Frustración

Definición de frustración: Del latín frustratio, la frustración es la acción y efecto de frustrar (dejar sin efecto o malograr un intento). Se trata de un sentimiento desagradable que se produce cuando las expectativas de una persona no se ven satisfechas al no poder conseguir lo pretendido.

La sensación de frustración al no conseguir lo que quieres es desagradable, pero si otros la soportan, tu también puedes. Justo es este el pensamiento, del que te tienes que ayudar para cambiar tu actitud y tu diálogo interno para comprobar por ti mismo que estos “fracasos” pueden fortalecerte al cambiar aquellos aspectos (actitudes y/o comportamientos) que han fallado.

Reconocer que el mundo no gira en torno a lo que deseas, y por lo tanto, no vas a conseguir todo lo que quieras te ayudará a gestionar tu frustración. Aprender que las recompensas a largo plazo suelen ser más gratificantes que las recompensas a corto, es un primer paso importante. Moderar el deseo de inmediatez y descubrir que muchas veces te conformas con menos, justamente por esa impaciencia es un buen punto de partida para iniciar el cambio de actitud.

Ideas para Gestionar la Frustración

“Mi frase”

Busca en tus experiencias vividas una frase que te haya ayudado a positivizar situaciones negativas, escríbela en un papel y tenla a mano para repetírtela en los momentos de crisis. Este ejercicio te ayudará a sustituir pensamientos negativos que te llevan a acciones violentas, destructivas y disfuncionales, por otros pensamientos más útiles para afrontar la situación. Repitiéndote “tu frase” focalizarás la atención en la solución y no en tu malestar.

“Date tiempo”

Consiste en posponer el análisis o la reflexión del conflicto hasta que se haya producido un enfriamiento emocional. Se trata de hacer una parada a tiempo, una pausa; no de una huida. Una vez que la emoción haya perdido intensidad, tu capacidad para analizar la situación será más constructiva.

Para finalizar, te invito a que dediques unos minutos a distinguir tus necesidades de tus deseos. Las necesidades es conveniente satisfacerlas inmediatamente; los deseos, sin embargo, pueden esperar.

Muchas veces, el dolor o el sentimiento de fracaso tiene mucho de imaginario…es interesante aprender a relativizar los fracasos y los éxitos, y entender que nuestra realidad se construye mucho más lentamente de lo que nos gustaría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s