PLANTA CARA A LA TRISTEZA

Todos conocemos, o hemos conocido, a alguien que la ha padecido o la padece. La depresión es una enfermedad cada día más frecuente en nuestra sociedad y en nuestro entorno. Se trata de un cuadro clínico patológico encuadrado en el grupo de los trastornos depresivos en el DSM-V.

La depresión es probablemente el trastorno psicológico más frecuente en la clínica actual. Se diferencian dos grandes grupos:

  1. La depresión exógena o reactiva, que tiene su origen y causa en acontecimientos vitales que generan tristeza y melancolía.
  2. La depresión endógena o depresión mayor, que tiene un origen biológico y un componente genético-hereditario.

El sentimiento de tristeza no es suficiente para diagnosticar una depresión; incluso pueden aparecer problemas y síntomas depresivos y no padecer un cuadro de depresión mayor.

La Asociación Americana de Psiquiatría (APA, 2013) define la depresión mayor como una enfermedad en la que deben estar presentes, al menos, cinco síntomas de un total de nueve seleccionados; que se presenten de forma simultánea, y que persistan, al menos, durante dos semanas. Estos son los nueve síntomas:

  1. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día.
  2. Disminución acusada del interés por las cosas y las personas.
  3. Pérdida o aumento de peso.
  4. Insomnio o hipersomnia casi cada día.
  5. Agitación o enlentecimiento psicomotor.
  6. Pérdida de energía o fatiga.
  7. Sentimiento de culpa, de inutilidad y autorreproches.
  8. Inseguridad, indecisión, dificultad de concentración.
  9. Pensamientos recurrentes sobre la muerte e ideas suicidas.

Suelen aparecer y progresar en el curso de días o semanas. Es frecuente que, la temporada previa a la aparición del proceso, se presente ansiedad, tensión, fobias o crisis de pánico, y una vez establecida la depresión, suele tener un curso autolimitado y evolucionar a lo largo de semanas y meses, en los cuales pueden presentarse diferentes situaciones, pudiéndose hablar de mejorías, remisiones, estados interepisódicos, recaídas o recurrencias.

La depresión mayor es una enfermedad que ocasiona deterioro laboral, doméstico y familiar, y su aceptación en el entorno continúa siendo difícil e incomprendida. La remisión completa de la enfermedad se debe contemplar tras un periodo suficientemente prolongado exento de síntomas, para poder considerar que el episodio depresivo ha terminado.

Los síntomas psíquicos y físicos que caracterizan la enfermedad son:

-Psiquismo: Pérdida del tono afectivo, tristeza, incapacidad para disfrutar o sentir placer. Dificultad para la sintonía con personas o ambientes.

-Conocimiento: Enlentencimiento del pensamiento, lenguaje escaso, sentimientos de culpa, pérdida de concentración y de memoria.

-Conducta: Pérdida de motivación y de interés por el entorno y las actividades sociales y laborales. Enlentecimiento motor. Abandono de la higiene y el cuidado personal.

-Síntomas físicos: Insomnio, alteración de los ritmos biológicos, pérdida de peso, aumento de peso, fatiga intensa y persistente.

-Estado general: Aspecto preocupado, intolerante, irritable, faz inexpresiva, inmovilidad y palidez.

¿CÓMO COMBATIRLA?

El tratamiento de la depresión mayor se sustenta en la aplicación de técnicas psicoterapéuticas combinadas con tratamiento farmacológico.

La acción de la mayoría de los fármacos antidepresivos no comienza a notarse hasta pasadas, al menos, dos semanas desde su inicio y se debe mantener, para observar su eficacia, entre seis y ocho semanas de tratamiento.

La terapia cognitivo-conductual es una herramienta imprescindible para ayudar a reconocer al paciente como su estilo de pensamiento le predispone a llegar a conclusiones poco útiles para el y le enseña a cómo sustituir esos pensamientos negativos por otros mucho más funcionales y adaptativos.

Una vez obtenida la remisión completa, el tratamiento tanto, farmacológico como psicoterapéutico, continuará por un largo periodo de tiempo para evitar recurrencias y recaídas.

2 pensamientos en “PLANTA CARA A LA TRISTEZA

  1. Hola!! Llevo diez años padeciendo depresión severa más ansiedad, estoy bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico más medicación. Mi vida es una montaña rusa.
    De lo 9 síntomas mencionados me reconozco en los 9.
    En este tiempo de enfermedad además de los síntomas continuados que sufro y el vacío que sufre mi alma también padezco por la incomprensión social y la pérdida de todo lo que fue mi vida.
    Es normal que esta enfermedad me esté durando tanto tiempo??

    Me gusta

    • Hola Montse, me es difícil evaluar si es normal o no porque no tengo información suficiente de tu caso. Me comentas que estás en terapia y también con medicación por lo que lo mejor será que lo hables con el psicólogo y el psiquiatra que te tratan. Tal vez no estés con el fármaco adecuado, o necesites más horas de terapia. Nueve años es mucho tiempo para seguir con el mismo nivel de malestar e inestabilidad, creo que deberías replantearles la forma en la que estáis trabajando y buscar otras técnicas. Espero haberte ayudado. Gracias por compartir tus inquietudes. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s